El uso de México como “tercer país seguro” es una de las pretensiones más ofensivas que cualquier nación puede recibir. No queremos que el gobierno mexicano responda a las baladronadas con fanfarronerias. La soberanía de un país y su integridad territorial se defienden con hechos.