Los diplomáticos mexicanos han exaltado a lo largo de la historia el carácter humanitario de su labor en favor de los principios más nobles. Así lo hizo Gilberto Bosques durante la Segunda Guerra Mundial y más recientemente lo realizó el embajador Gonzalo Martínez Corbalá cuando la “noche más negra” se aposentó sobre Chile.